El proindiviso es una expresión de carácter jurídico que específica que una cosa o un derecho pertenece de manera común a un grupo de dos o más personas, existiendo por tanto una copropiedad de dicho bien o derecho, sin poder decidirse de manera efectiva un único propietario. Este singular concepto hace que el disfrute de dicho bien sea complejo, ya que, al pertenecer a diferentes propietarios, siendo posible que pertenezca también en distintos porcentajes, conlleva la aparición de numerosos problemas.

Por ello, una de las soluciones más interesantes para paliar estos problemas la tienen las empresas compra proindiviso, las cuáles llegan a un acuerdo común con los propietarios para hacerse con todas las partes. En este artículo, vamos a hablar en profundidad de esta forma jurídica, de como aparece, que inconvenientes crea, y, como solucionar el proceso.

Casa De Proindiviso

El término proindiviso es un concepto de origen latino que hace referencia a la imposibilidad de dividir un bien o un derecho común a varias personas. Este término, llamado comúnmente copropiedad o condominio, especifica que varios agentes son dueños de manera conjunta de un determinado bien o derecho. El matiz principal del proindiviso es el concepto «de manera conjunta», lo que significa que para poder operar con dicho bien, ya sea para venderlo, todos los agentes deben estar de acuerdo, independientemente del porcentaje que tengan del propio bien o derecho.

Por poner un ejemplo básico para entender el proindiviso, se puede hablar de una vivienda. Si varias personas compran o heredan una misma vivienda, la propiedad de la vivienda pertenece de manera conjunta a todos los usuarios, es decir, existe copropiedad. Si suponemos que cada persona tiene un 25% de la propiedad de la casa (no tiene que ser necesariamente así), la cuota resulta meramente un número porcentual, no pudiendo decirse que la habitación pertenece a una persona, el salón a otra, etc. Este hecho hace que la vivienda sea en su conjunto de uso conjunto, volviendo complicado el proceso de venta si alguno de los agentes no quiere hacerlo en un futuro.

Casos habituales de proindiviso

Por norma general, la copropiedad deriva normalmente de una herencia o una sucesión, haciendo que las propiedades de una única persona pasen a pertenecer a sus descendientes. Cuando una persona muere, por norma general deja su casa a sus hijos e hijas, pasando a ser un bien proindiviso que pertenece a todos ellos por igual. Este hecho hace que el uso de la casa sea complicado, pudiendo causar riñas, dispuestas y problemas intrafamiliares.

Por ello, la solución más habitual en estos casos es la venta de la propiedad, y, la división del dinero obtenido entre las diferentes partes. Para ello, se puede recurrir al mercado u optar por empresas especializadas en la compra de proindiviso, ya que, determinados agentes pueden preferir el dinero de un modo rápido.

¿Se puede Dividir un proindiviso?

Dinero De Proindiviso

La pregunta fundamental es como se puede disolver un proindiviso o mejor dicho, ¿se puede disolver un proindiviso? Por norma general, la opción principal en estos casos, como hemos comentado, resulta de vender a un tercero el proindiviso y repartir el dinero en el % de copropiedad de cada uno de los usuarios.

Por otro lado, una solución alternativa pasa por la compra de alguno de los usuarios de las partes de los otros copropietarios. Explicado con un ejemplo, si yo y mis dos hermanos heredamos la casa de nuestros padres en igual porcentaje, 1/3, yo puedo comprar a mis dos hermanos su parte, 1/3 + 1/3, y, hacerme con la propiedad conjunta de la vivienda.

Asimismo, también es posible dividir un proindiviso, no siendo la opción más habitual. Los copropietarios pueden pactar la división del bien para su disfrute individual. Para explicar este supuesto, podemos recurrir a un terreno de 1000 hectáreas que pertenece a un grupo de 4 personas. En este supuesto, una persona tiene el 50% de la copropiedad, una el 20%, y, las otras dos personas un 15% cada una. Si los copropietarios llegan a un acuerdo, pueden dividir el terreno en partes proporcionales correspondientes a su porcentaje, así como negociar/comprar entre ellos para llegar a un acuerdo. Como se puede deducir, esta opción es compleja, ya que, cada cuál tenderá a buscar su máximo beneficio, la mejor zona del terreno, etc.