La atracción y la retención de clientes es el factor fundamental para cualquier negocio que busque obtener resultados en el mercado. La enorme cantidad de bares y restaurantes que podemos encontrar en las distintas ciudades y destinos turísticos hace que la competencia sea feroz, y, por consiguiente, la cuota de mercado deba repartirse entre los distintos comercios. En este ecosistema, solamente los locales más fuertes sobreviven, mientras que muchos otros, a causa de la falta de clientes, terminan por desaparecer. Aunque pueda parecer la ley de la selva, la realidad es así de caprichosa, y, en muchas ocasiones ni los más experimentados son capaces de anticipar que locales van a funcionar mejor que otros.

Parecería que fuésemos a acabar el artículo aquí, hablando de la incertidumbre que ofrece este sector, pero, no va a ser así, ya que existen multitud de condicionantes plausibles que considerar. Por un lado, tenemos las opiniones derivadas de sitios como Tripadvisor, Facebook, Instagram o Google, reseñas que los clientes dejan sobre su experiencia en el local. En este caso, las reseñas generan unas expectativas que deben ser superadas por los nuevos clientes que llegan al restaurante por una recomendación o por una reseña. Por otro lado, otra forma de atraer clientes son las campañas de publicidad, ya sea mediante redes sociales, o, por medios tradicionales como radio y prensa. Como vemos, existen multitud de formas de atraer y retener clientes, pero, en este caso, vamos a hablar del mobiliario y la diferenciación para conseguirlo.

El uso del mobiliario para la atracción de clientes es una «técnica milenaria» para cualquier negocio, y, si visita hosymobiliario.es podrá disfrutar de una amplia colección de opciones para sorprender a los clientes que aparecen en su local. Hablamos de técnica milenaria porque cualquier persona puede entender que un diseño atractivo, diferente y llamativo traerá consigo un mayor flujo de clientes. Si todos los restaurantes cuentan con el mismo tipo de sillas, mesas, taburetes, lámparas, un restaurante que se salga de esa línea generará un punto diferenciador único, siendo esto el objetivo del marketing.

Es una experiencia

El gran cambio que han experimentado los bares y restaurantes en el Siglo XXI es la transformación de un intercambio de productos por dinero a un intercambio de experiencias por dinero. Los negocios dedicados a la restauración han dejado de ser simples proveedores de productos para convertirse en proveedores de momentos. Estas frases, aunque suenen a «película de Disney», son ciertas. Cuando vas a escribir sobre un local en el que estuviste, la reseña te pide que valores tu experiencia, no únicamente la calidad de la comida y la bebida, por ello, el concepto experiencia debe sumergir todo el local.

Para ello, lo primero es crear un diseño atractivo para los posibles clientes, es decir, utilizar un mobiliario que atraiga a la persona que pasa por delante del escaparate del local. La mezcla de diferentes tonalidades de sillas, el uso de mesas de distintos materiales y la combinación con diferentes tipos de taburetes puede lograr una atmósfera mágica. No hace falta ser decorador de interiores para conseguir generar un ambiente único, basta con tener buen ojo y aprovechar la gran diversidad de opciones que ofrecen plataformas como Ho Sy Mobiliario.

El rincón del saber - Bar Restaurante

Restaurantes temáticos

Ligado al primer punto, aparece la creación de restaurantes temáticos como estrategia de marketing, es decir, el uso de mobiliario ligado a una determinada cultura, época o estilo. Es muy habitual encontrar distintos restaurantes centrados en la música, ya sea el Rock and Roll o el Jazz, ligados al cine y las series de televisión, o, ambientados en épocas vintage, como los años 50 o 60.

Además, en este punto se debe hacer mención también a los restaurantes internacionales, un tipo de restaurante temático que tiene como principal diferenciación la oferta de comida y bebida de otros países. Cabe mencionar que, en muchas ocasiones y lugares, los restaurantes internacionales van por modas y rachas, con crecimientos tan importantes como la comida china, la comida turca, la comida mexicana o la comida japonesa.

No obstante, en ambos casos la decoración del local es vital para conseguir esa experiencia diferente con respecto a otros restaurantes. Por ello, el uso de sillas, taburetes y mesas que acompañen a la gastronomía ligada a la temática es primordial para generar ese viaje por la cultura.

Aportar valor adicional

Además de los restaurantes temáticos, otra de las opciones que muchos locales tienen para diferenciarse de la competencia es la búsqueda de un valor adicional complementario. En la actualidad, existen diversas formas de aportar valor a los clientes, haciendo que un cliente pruebe el local y/o que repita su experiencia en el futuro. Algunos ejemplos que pueden ser bastante claros son:

  • Restaurantes que ofrezcan algún tipo de parque infantil para familias. Existen multitud de bares y restaurantes que cuentan con «parques de bolas», columpios, toboganes y demás atracciones para los más pequeños, convirtiendo estos lugares en sitios de reunión para familias.
  • Bares que ofrezcan juegos de mesa y juegos recreativos. Mientras que viene siendo habitual encontrar bares con futbolín, dardos o billar, son menos corrientes los bares que prestan/alquilan juegos de mesa a sus clientes. La atracción de clientes y aún más la retención es alta, permitiendo a los usuarios disfrutar de un juego de mesa sin tener que comprarlo.
  • Bares y restaurantes que ofrecen clases deportivas y/o baile. Es muy frecuente en determinados locales la realización de clases de baile, llegando a crear un calendario de clases semanal con distintos tipos de baile. El uso de esta estrategia de retención y atracción de clientes es perfecta, ofreciendo una actividad adicional con la consumición.