La proteinuria representa la presencia de proteínas en la orina, en cantidades mayores de lo normal. La proteinuria puede ser un signo de enfermedad renal. En el cuerpo, las proteínas tienen muchas funciones importantes, tales como:

  • Crecimiento de músculos y huesos
  • Regulación del volumen sanguíneo
  • Lucha contra infecciones
  • Curación de tejidos dañados

Las proteínas cumplen todas estas funciones cuando circulan en la sangre. si pasan de la sangre a otros fluidos, como la orina, significa que las proteínas salen del cuerpo, lo que afectará el estado general de salud.

La proteinuria es una afección grave, ya que se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y más. La proteinuria es relativamente común. Alrededor del 6,7% de las personas tienen algún nivel de proteinuria, aunque cualquiera puede verse afectado, usted es más susceptible a tener proteinuria si:

  • Tiene 65 años o más
  • Tiene un familiar con enfermedad renal
  • Sufre de diabetes u otras enfermedades que afectan los riñones

¿Cómo afecta la proteinuria al cuerpo?

Las proteínas terminan en la orina cuando los riñones no funcionan correctamente. Los glomérulos son pequeñas unidades en el riñón, que son responsables de la primera etapa de filtración. Mediante la filtración se eliminan residuos y sustancias que el organismo no necesita, van a parar a la orina.

También en el proceso de filtración se conservan las sustancias que se necesitan en el organismo, impidiendo su paso por los riñones. Normalmente, los glomérulos no permiten que las proteínas salgan de la sangre. Cuando hay lesiones renales, la filtración ya no será adecuada y las proteínas pasarán a la orina.

¿Cómo afecta la proteinuria al cuerpo?

En las etapas iniciales de la proteinuria, es posible que no experimente signos ni síntomas. más tarde, sin embargo, puede aparecer cualquiera de los siguientes:

  • Edema de la cara, pantorrillas, manos
  • Micción frecuente
  • Dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Náuseas y vómitos
  • Falta de apetito
  • Calambres musculares, especialmente durante la noche
  • Cambios en la apariencia de la orina: se vuelve más turbulento, más espumoso.

Estos síntomas se deben a la falta de proteínas en la sangre. Al mismo tiempo, los síntomas también pueden sugerir una enfermedad renal crónica. Por lo tanto, no dude en consultar a un médico cuando aparezcan estos síntomas.

Causas de la proteinuria

En muchos casos, las condiciones informativas benignas o transitorias pueden evolucionar con proteinuria. estos incluyen:

  • Deshidratación
  • Inflamación
  • Hipotensión
  • Cálculos renales

El esfuerzo físico intenso, el estrés, la administración diaria de aspirina y la exposición a bajas temperaturas también pueden desencadenar proteinuria. La proteinuria puede ser un signo de condiciones más severas. estos incluyen:

  • Enfermedades autoinmunes, como el lupus
  • Inflamación renal aguda (glomerulonefritis)
  • Mieloma múltiple
  • Hemólisis intravascular
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Preeclampsia
  • Envenenamiento
  • Traumatismo
  • Cáncer de riñón
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
Proteína En La Orina

Valores normales

Normalmente, hay pequeñas cantidades de proteína en la orina. La cantidad normal de proteína es de 150 miligramos por día. Cualquier cantidad que supere este valor representa proteinuria patológica, detectada mediante pruebas de laboratorio específicas.

Métodos de diagnóstico

Para diagnosticar la proteinuria, se necesita una prueba de orina. Se le pedirá que orine en un recipiente de plástico estéril de un solo uso, que luego deberá llevar al hospital, laboratorio o a su médico.

A partir de esta muestra de orina, el médico medirá la cantidad de proteínas (y otras sustancias). El resto del análisis de la muestra de orina incluye aspectos como el color, la densidad de la orina, la presencia de otras células anormales como glóbulos rojos, leucocitos, bacterias u otros cristales.

Si tras el análisis del resumen de orina, el médico sospecha una patología renal, le pedirá que repita el análisis de orina 3 veces, en los próximos 3 meses. Esto sucede para garantizar que los resultados sean correctos, no influenciados por ciertos factores desde el día de la cosecha. Si la prueba es positiva en los siguientes controles, se establecerá el diagnóstico presuntivo de enfermedad renal. además, el médico realizará otras pruebas, más específicas para enfermedades renales, para identificar la patología exacta. Las pruebas adicionales incluyen:

  • Medición de la depuración de creatinina. La creatinina es una sustancia de degradación química. esta prueba mide la diferencia de creatinina entre la sangre y la orina. si los riñones funcionan correctamente, la creatinina pasa a la orina. en las enfermedades renales, la creatinina permanece en cantidades elevadas en la sangre.
  • Medir la tasa de filtración glomerular (rfg). La tasa de filtración flomerular mide el nivel de creatinina y albúmina en la sangre y la orina. con la ayuda de este índice, rfg, el médico puede determinar qué tan bien están funcionando los riñones y qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Medición de proteínas en la sangre. a través de un simple análisis de sangre, se pueden identificar las cantidades exactas de varios tipos de proteínas en la sangre.
  • Pruebas de imagen. Las pruebas de imagen, como la ecografía abdominal y la tomografía computarizada abdominal, ayudan al médico a visualizar los riñones. se puede describir su forma, tamaño, superficie, presencia de posibles formaciones u obstrucciones.
  • Electroforesis de proteínas en orina. un análisis más especial, esto ayuda al médico a buscar ciertos tipos de proteínas en la orina. la técnica consiste en aplicar una corriente eléctrica a la muestra de orina, y es realizada por un técnico de laboratorio con experiencia.
  • Biopsia renal. En algunos casos, el médico puede recomendar una biopsia: la toma de muestras de una pequeña porción de tejido renal. La parte recolectada se enviará al laboratorio, donde se examinarán todas las células renales y su funcionalidad.

Opciones de tratamiento de la proteinuria

El tratamiento de la proteinuria depende de su causa, y, cada causa requerirá un tipo diferente de tratamiento y control de la proteinuria.

Es importante saber que el tratamiento se dirige a la causa, no a la proteinuria en sí. Por lo tanto, si se le diagnostica una enfermedad renal, el médico le recetará medicamentos, dieta y cambios en el estilo de vida. Si su diabetes le provoca proteinuria, tendrá que controlar sus niveles de azúcar en sangre mediante dieta, ejercicio y medicación, así como mediante un seguimiento constante.

Las mujeres embarazadas con antecedentes de preeclampsia deben programar visitas periódicas al médico. Independientemente de la causa de la proteinuria, tendrás que volver al control cada 6 meses, para volver a hacer el examen de orina y comparar los resultados. De esta manera usted y su médico sabrán si el tratamiento es efectivo y si su salud está mejorando.