El síndrome metabólico es una afección o un número de factores de riesgo que se deben considerar a la hora de establecer el riesgo de sufrir una serie de enfermedades cardiacas, problemas de salud relacionados con la diabetes, etc. En este artículo vamos a mostrar los signos, diagnósticos y tratamientos para prevenir la aparición de estos problemas.

Signos y síntomas

  • Hipertensión (valores elevados de PA > 140/85 mm Hg)
  • Hiperglucemia (valores de glucosa en sangre > 100 mg/dl)
  • Hipertrigliceridemia (valores de triglicéridos séricos > 150 mg/dl)
  • Valores bajos de colesterol HDL (colesterol «bueno», con efecto protector) (valores bajos < 50 mg/dl en mujeres y < 40 mg/dl en hombres)
  • Obesidad abdominal
  • Signos sugestivos de enfermedades cardiovasculares: dolor torácico o dificultad para respirar, palpitaciones etc.
  • Signos y síntomas debidos a la presencia de diabetes o prediabetes: Acantosis nigricans (decoloración localizada de la piel, que se oscurece a nivel de los pliegues, por ejemplo, brazos, ingles, rodillas, labios, debajo del pecho en mujeres, plantas de los pies, etc.) hirsutismo (crecimiento excesivo de vello), neuropatía periférica (entumecimiento, dolor o sensaciones diversas en la piel, especialmente en las extremidades inferiores «en el calcetín»), retinopatía (deterioro de la visión)
  • Signos debidos a valores elevados de colesterol: xantomas y xantelasmas (depósitos amarillos en la piel, generalmente en la piel alrededor de los ojos, párpados)
  • Síndrome de apnea del sueño (SAOS): generalmente ocurre en personas que roncan intensamente durante el sueño; debido a las dificultades respiratorias que se producen durante el sueño profundo, la persona afectada puede sufrir importantes pausas en la inhalación o exhalación, que duran unos segundos; por lo tanto, el cerebro sufre una falta crónica de oxígeno (hipoxia) que tiene un efecto negativo sobre la salud en general y la salud cardiovascular en particular.

Diagnóstico

  • Glucosa al día (en ayunas por la mañana) >= 100 mg/dl (o el paciente ya tiene tratamiento para la diabetes)
  • PA >= 130/85 mm Hg (o tiene tratamiento para la hipertensión)
  • Triglicéridos > 150 mg/dl (o tiene tratamiento para bajar los triglicéridos séricos)
  • HDL-colesterol < 140 mg/dl en hombres o < 50 mg/dl en mujeres
  • Circunferencia de cintura >= 102 cm en hombres y >= 88 cm en mujeres.

Con frecuencia, el síndrome metabólico es una condición con un largo período de prediagnóstico, ya que puede ser asintomático por más tiempo (meses-años) y por lo tanto es infradiagnosticado. Las personas con sobrepeso u obesas, independientemente de su edad y sexo, que además son grandes roncadoras y fumadoras, representan el grupo poblacional con indicación de cribado de síndrome metabólico. Pueden sentirse «bien» por mucho tiempo o pueden tener varios síntomas que van apareciendo lentamente, el cuerpo se va acostumbrando a ellos y ya no los nota, o se les achaca al peso, al tabaquismo, al estrés, etc., sin realizar una rutina de control médico.

A menudo sucede que en esta categoría la enfermedad comienza directamente con una complicación: angina de pecho, infarto agudo de miocardio, diabetes con sus complicaciones, accidente cerebrovascular, arteriopatía periférica que requiere amputación de la extremidad inferior o incluso muerte súbita. Con certeza, si se realiza una consulta médica de rutina que incluya toma de presión arterial en ambos brazos, y un conjunto de analíticas habituales, las posibilidades de detección precoz del síndrome metabólico son muy altas. El diagnóstico precoz permite tomar medidas en cuanto a cambios de estilo de vida y pérdida de peso, abandono del hábito tabáquico, tratamientos adecuados, etc., que reducen el riesgo de complicaciones y, finalmente, el riesgo de muerte por causas cardiometabólicas.

La información relacionada con los antecedentes familiares del paciente es útil, pero debe mencionarse que NO se ha descubierto que un gen o un grupo de genes sea responsable de la presencia de sdr metabólico. Parece que, más bien, son los factores ambientales externos los que más importan, importando especialmente la historia familiar para descubrir la implicación de hábitos alimentarios y familiares no saludables.

Síndrome Metabólico

Tratamiento

Dado que es una afección compuesta por varios tipos de enfermedades, su tratamiento aborda cada componente por separado:

  • HTA
  • Hiperglucemia o DM
  • Obesidad
  • Cardiopatía isquémica
  • Hipertrigliceridemia o hipercolesterolemia
  • Hiperuricemia o gota
  • Síndrome de apnea del sueño

Es una condición de múltiples causas que consiste en la asociación de varios factores de riesgo en la que la resistencia a la insulina se acompaña de un depósito y una función anormal del tejido graso. Incluye una combinación de condiciones que, presentadas juntas en una misma persona, representan factores de riesgo de enfermedad isquémica coronaria (angina de pecho, infarto agudo de miocardio, fibrilación auricular crónica, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, etc.), de diabetes, de grasa hígado y para algunas formas de cáncer. Asimismo, se recomienda:

  • Cambio de estilo de vida: El efecto beneficioso de un estilo de vida activo, con sueño de calidad durante la noche, con actividad física moderada al menos 30 min/día, al menos 5 días/semana, (preferiblemente 7 días/semana) y manteniendo este estilo de vida ha sido probado a largo plazo. Las personas que tienen trastornos del sueño o que trabajan en turnos de noche son más propensas a la aparición del síndrome metabólico, incluido el hecho de que no pueden seguir un horario regular de comidas y sueño.
  • Grandes estudios de población han sugerido que la dieta en los países occidentales está asociada con un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico; en cambio, una dieta rica en lácteos, pescado y cereales puede asociarse a un menor riesgo; no sorprende que la dieta mediterránea DASH parezca estar asociada con el menor riesgo y posible mejoría del síndrome metabólico en pacientes que ya han sido diagnosticados.
  • Los estudios de población han asociado el consumo de chocolate con un riesgo sustancialmente reducido (aproximadamente un 30 por ciento) de enfermedades cardiometabólicas, incluidas las enfermedades coronarias, la muerte por causas cardíacas, la diabetes y los accidentes cerebrovasculares. Los aparentes beneficios del chocolate pueden deberse a la presencia de polifenoles en los productos de cacao que aumentan la biodisponibilidad del óxido nítrico.
  • El consumo de azúcar tiene un efecto controvertido en grandes estudios de población. Sin embargo, los efectos negativos del azúcar en cantidades aumentadas, añadidas a los alimentos, están comprobados. Estos han llevado a las empresas de la industria alimentaria a utilizar edulcorantes artificiales (generalmente a base de aspartamo, sacarosa, acesulfamo de potasio) como alternativa al azúcar en una amplia gama de alimentos y bebidas. Sin embargo, el uso de edulcorantes es controvertido y se han realizado extensos estudios para establecer su seguridad.
  • Pérdida de peso: reducir el peso corporal en pacientes con sobrepeso y obesidad y mantener un IMC normal a largo plazo
  • Reducir el consumo de sodio y aumentar el consumo de potasio de los alimentos son medidas recomendadas para mantener valores normales de PA;
  • Dejar de fumar